jueves, 17 de agosto de 2017

LA VIDA ENTRE TINIEBLAS PARTE 9

César Vélez

Tres cerditos me enseñaron a elegir una casa pero un lobo fue más sabio, me enseño a soplar.

Un Cura decía que Dios y el Diablo coincidieron en la Creación.

Dios hizo al hombre.

El Diablo a la mujer.

A veces le doy la razón a la teoría del Cura.

Hasta pienso en que las mujeres tienen el control del mundo, pues al cerrar toda esperanza en el amor y su atenuante el sexo darían por sentado de que el mundo se iría acabando, ya nadie nacería y todos los que estamos iríamos muriendo.

Triste panorama.

Yo no dejo de pensar en que la emboscada del instinto es orquestada desde una energía poderosa que dio impulso a esta vida, pero se olvido de darle sentido, es sin duda como hoy dependemos de la educación para que la vida se encauce y sea el ser patrimonio de la humanidad y no un criminal.

La oscuridad se me hace apremiante, postergo el siguiente paso, la siguiente bala, la siguiente copa, la siguiente mujer. Que rareza, esta que viene encausada por una mujer que dice que te dio vida por un antojo, y luego te echa a rodar y debes aprender que la serpiente se sigue arrastrando, que la vida sigue apareciendo y la muerte le secunda.

Y el sexo es atrevido, tanto como la ignorancia, como la que se va de Puta y cuida sus óvulos, o el que dispara y luego pregunta.

Sigue...  

miércoles, 16 de agosto de 2017

LA VIDA ENTRE TINIEBLAS PARTE 8

César Vélez

El mundo es bueno, lo malo es la gente.

Una escopeta me pone dos balines en la espalda a traición. Mi pene igual escupe en forma de abanico, a la muñeca de turno le causa gracia la acción. - Espera que me recupere a ver si te causa gracia - Pero no cobro aliento, me suscribo en un retiro espiritual y cuando llego allá compruebo de que es para parejas. Con vergüenza me invento que mi esposa está por llegar mientras busco un teléfono para contactar a alguna chica de la vida alegre para que simule ser mi esposa. No hay teléfono, pero esa misma noche una de las esposas de algún mortal escapa y me encuentra sentado en una piedra en frente del lago y dice que me conoce de no sé qué lado. ¡Una Prostituta reivindicada!. Le hago salir burbujas de entre las piernas y para mi alegría todo vuelve a la normal monotonía. Los casados son aburridos a no ser que cojan algún vicio juntos. Por el día era el Yoga y por la noche la espiritual arremetida tántrica del sexo, hasta que la esposa me dice que esta embarazada y que la criatura no es del esposo, pero tampoco mía ¿del espíritu santo? Ya retirado del retiro me cuadro a una gata con cara de coneja que lo hace integral, ella me comenta que tiene una amiga que es muda y virgen además y le quiere conseguir novio... No se diga más la mujer perfecta si siempre estuviera dispuesta. La muda grita sin embargo al primer empeño por quitarle el veto, y ya no me parece justo, me retiro y dejo el velo invicto.

Uno no es digno de jugar con los sentimientos ajenos para coger gratis. Se lo digo así a la gata con cara de coneja mientras se ríe, las mujeres saben medirse.

Uno por andar engomado con bajas pasiones se pierde lo de arriba.

Ya no piensa solo copula y el resto del acto es mecánico.

Es estúpido pensar para amar.

- Uno no quisiera que la novia se le vistiera así - le digo al Charlie que anda con una saeta oriental, me corrige que la raza asiática es la más fiel del mundo, y lo llego a comprobar cuando me sorprende con su chica medio pegados en un bar.

Para su beneplácito y ante la sorpresa de la China, nos batimos en duelo a puños, pero mientras peleábamos por la nena, ella se consiguió a otro y se fue.

Vuelvo a disparar al aire a ver si me cae encima un ángel del cielo.

Lo que cae es la muerte otra vez siguiendo a los que pensé jamás se iban a morir y a mí ni me miro la engreída.   

martes, 15 de agosto de 2017

LA VIDA ENTRE TINIEBLAS PARTE 7

César Vélez

Todo se acaba, se diluye como el semen transparente, inútil sin fecundar. Asesino.

Y hago la promesa del ebrio, no tener sexo cuando esté enamorado.

Pero el amor me alcanza como una bala perdida ¡mentira!.

Yo siempre he contemplado el fin al encontrarme una bala.

Me rindo muy fácil. Mendigo un poco de amor, la chiquilla de turno tiene una cara de ser una perversa, pero en cambio me cobija y me calma la fiebre diciéndome que soy el mejor amante.

Y como ya les hable de una nena ninfómana, que se masturbaba con el cañón de una arma cargada. Y en eso la vuelvo a encontrar pero esta vez esta demacrada, y  busca el arma debajo del almohada y se apunta a la cabeza y dispara, pero el disparo no sale - Lo siento nena, he tenido que vender las balas para pagarte - Y por cierto que el arma esta averiada - si lo supieran mis enemigos -

Estoy por cometer un crimen para que me lleven a la cárcel. Pero hay una nena que me tiene la boca con sabor a frambuesa. Por fin los besos sirven para algo: para envenenarte el alma.

Le prometo amor eterno, cosa que olvido a media cuadra y entro en un Banco para robarlo. Pero no puede ser tanta desdicha, una Cajera me guiña el ojo para que desista y en vez de robar me invita a fornicar. Se restriega en la noche en mi coxis y termina por lubricar con su fragancia de Francia mi instinto, la maldita parece una víbora prendida fuego.

Al doblar de nuevo la esquina la ninfómana aparece muerta de una sobredosis. Ya no tengo razón para ser más. O es el mundo o soy yo, pero los dos no podemos coexistir. 

ME despierto una noche con una chiquilla a la que le pregunto que quién le enseño a hacer el amor: "mi mamá" dice limpiándose las babas que se le escurren por la boca. Y yo tuve que aprender tirando al blanco. Le escupo la vagina y le enseño cosas nuevas, tenemos un sexo salvaje como de animales, probamos posturas que nos permiten pensar en que quizá estamos aquí para tener sexo una y otra vez, hasta que seamos los dos polvo.

Sigue...      

lunes, 14 de agosto de 2017

LA VIDA ENTRE TINIEBLAS PARTE 6

César Vélez

La otra vez con asco tuve que escuchar a un pedófilo contar su aventura con una nena de doce años -¿Qué no es una nena? - Bueno, el tipo decía que ella ya no era virgen por acción del propio padre, y probó el sexo y le quedo gustando, y ahora lo hace por regalos. "Verás" decía el tonto: Su cosita apenas va tomando forma y tiene vello, la unte con vaselina y entro y ella hacia unas caras que no más fue cosa de minutos cuando ya la vara disparo. No tenía formadas sus teticas. 

Saber que alguna nena mintió sobre su edad y cuando destape el cuerpo me encuentro con las señas de virginidad intacta y miedo absoluto.

No es compasión, es mejor lástima de que la perversión no solo me toque a mi.

El mundo es terrible.

Oigan yo no me atreví, cada quien a lo suyo.

El pedófilo tampoco va más, sufrió un accidente fantástico, como de película, estaba sacando filo a su flecha en un baño en un tercer piso cuando una bala le voló ambas cabezas, dicen fue un francotirador. Debió ser.

Cabo, hideputa, - ¿dónde estabas en ese momento? -

Y el Cabo:

"En una misión"

Hay un robo en una tienda, el ladrón mira con malicia a la adolescente que atiende, lleva un sostén que se le transparenta en la camisilla, ni suda, pero que prospecto de mujer será. Estoy a la vuelta de la esquina cuando la gente sale despavorida de la tienda y el ladrón se ha convertido en secuestrador y quiere ascender a violador.

Cabo - ¿En dónde dejaste la carabina?

No hay justicia, el agresor huye y la violentada chica paga para vengar su crimen, yo me le apunto pero ella pagará con romance... ya no sé si seguir con esta historia...

Sigue...



 

domingo, 13 de agosto de 2017

LA VIDA ENTRE TINIEBLAS PARTE 5

César Vélez

Por cierto en el periódico de hoy apareció la noticia de que encontraron muerta a una Puta en la cama de un Reservado, había pasado tres días, una sobredosis, era el primer veredicto ¡que susto para el man!. Yo quisiera morir durante el sexo ojalá en el clímax, de un infarto, de un susto.

La dama de turno me prohíbe besarle, ella esta concentrada en su orgasmo, se defrauda,no lo logra "soy yo" dice cómo si yo me preocupara que fuese cosa mía. Yo tampoco he llegado, debo tomar más agua y menos licor, defraudada y todo me la chupa y me hace venir, se traga la semilla mía y sin embargo no da besos, luego me comenta de que es un secreto eso de tragarse el semen, aunque me sindica de que estoy consumiendo mucha comida salada: "Tu semen esta amargo". Me afana recuperarme en seguida, me voy a ver en el espejo y se me para con fuerza mental, ella se alista vuelve a su pose y ¡milagro! tiene dos orgasmos continuos. Lo sé porque su sol anal comienza a contraerse y tratar de explotar, pudiera usarlo de cortador pero ¿quién tuviera una varilla?, o lo que fuera lo mismo quien fuese obsequioso y pretendiera ese sol aunque se queme en ese intento.

Y para su felicidad en un latido de ellos yo termino también y ella es feliz, se siente entera, siente que uno de sus óvulos ha absorbido un espermatozoide. Pero ella no quiere problemas y toma cumplida su píldora. "Adiós problema".

Un viejo de tanto masturbarse a quedado ciego. Una mujer en cambio quedo calva. 

No sé qué es peor.

Veo a las niñas disfrutar mucho de su infancia sin saber lo que en realidad les va a tocar.

Amartillo mi arma y hago un disparo al cielo, ojalá cayera Dios herido mortalmente y me encomendara el universo entero con sus poderes y todo. - Sabes a quién me gustaría resucitar - "¿A quién? - A Marilyn - Pero ella quizá no quiera volver a la vida, porque era inteligente también y sabrá lo que le va a tocar - por detrás . "Pero si por detrás se metió las pepas aquellas que le causaron la muerte" - A mí no me engañan a ella la violaron matándola así -.

Soy un antojado, desbarato un condón y se lo pongo al cañón de la pistola y disparo - Qué tal que el látex salga blindado y la bala rebote atrás y me mate - ¡Aja! no es así, el látex se derrite y jode el arma, queda pegado como un chicle que se me embadurna en los dedos... ¡Pardiez!

Sigue...
  

sábado, 12 de agosto de 2017

LA VIDA ENTRE TINIEBLAS PARTE 4

César Vélez

Estoy eructando líquido preseminal y el Tapita me llama por teléfono para decirme que ha descubierto otras dimensiones y yo le pregunto ¿Y cuando se tiene sexo puede ser que el pene tenga contacto con otra dimensión?, al otro lado de la línea el Tapita se pone a pensar, mientras aparto la bocina y le sigo dando a la fémina por su cueva hasta obtener el caldo en su punto, y me acuerdo de la bocina y escucho como el Tapita me está diciendo el sermón cuya conclusión es de que el sexo si nos contacta con otra dimensión - Como quiera que sea Tapita, si tu lo permites voy a cogerme a esta por atrás - le digo y cuelgo.

El sexo anal esta de moda.

El Charlie tiene la teoría de que cuando a una mujer se lo han hecho por detrás siempre mirará al piso cuando camina.

El Charlie es un estúpido que no ha estudiado Psicología - mirar al piso solo es signo de una baja auto estima.

Vuelvo a mi cosa del sexo. A esta Nena le huele el sexo a queso y no a pescado.

Una ducha enfría un poco la ansiedad.

Mi pene queda blanco luego del sexo.

El Médico que me atiende es un viejo casado y amargado. Me tranquiliza con la noticia de que son solo hongos. " Esta semana he atendido a muchos con sus síntomas, ¿habrá una epidemia?" En realidad lo que quiere decir el tipo es que soy un tonto por no usar condón. Como sea, ubico a la chica, y le aseo la entrepierna, le enseño a limpiarse, le afeito su cosa, y como el trabajo es perfecto me la inauguro con condón, le doy satisfacción y no le cobro un peso.

Esto me hace acordar la teoría del Cabo que dice que hay por todos lados mujeres reprimidas, y las que no mal cogidas, y las que no frígidas. ¡Cuanta sabiduría de este miliciano! - ¿Para eso estudiaste? - le pregunto y él sorbe los mocos y se pone serio, cree saberlo todo en materia de damas y armas.

- Vos deberías hacer es como el Tapita que escribe libros e-róticos y sigue virgen - Y estoy de buenas de que el Cabo no tenga su arma de dotación, porque si no me pegaría un tiro.

Sigue...

  

viernes, 11 de agosto de 2017

LA VIDA ENTRE TINIEBLAS PARTE 3

César Vélez

Y ellas no contestan.

Se quedan sonrientes porque nunca han tenido un orgasmo, porque nunca han estado con las persona correcta e importante en esto del sexo - con ellas mismas -

Por esas mujeres perdimos el paraíso.

Y las que leen la Biblia sabrán que por eso se condenaron a sangrar cada mes y ha concebir y ha parir dolorosamente.

Quién las manda ha probar el fruto.

Me gustaba luego de amarlas hacerles leer la Biblia, esos hoteles tenían en la mesa de noche un tomo y ellas lo tomaban sin lavarse las manos de sus fluidos revueltos y comenzaban a leer y esa lectura me causaba otra erección y entonces así sin dejar de leer la chica recibía otra sesión de impulsos y terminaban clamando a Dios para que su método anti conceptivo no fallare, caso contrario tendrían que volver a abortar.

Alguna me sale ninfómana y a mi se me acaban los cartuchos, ella va hasta la almohada revisa abajo donde sabe que guardo la pistola y sabiendo que esta cargada se lleva el cañón entre las piernas y la va metiendo, el frío del metal le provoca un espasmo, pero más le enciende el riesgo que tiene de que con los líquidos que van segregando resbale su dedo y surta la bala incandescente "¿Qué puede hacerme una bala de un centímetro?" - Yo sé que esa vagina ha albergado lanzas de veinte centímetros - le exhorto. Ella sigue masturbando su sexo con el arma y yo que no daría por tener una cámara para inmortalizar la escena, me atengo a memorizar todo, hasta el gemido último cuando ella se sacude y grita como si fuese a morir.

Tan bruto soy que olvide lo del arma e inclusive la vez que la dispare tampoco me detuve a saber si las balas olerían a sexo y si así pudieran ser más mortales, pobre investigador forense tratando de adivinar que clase de fluidos convergen en la bala y pobre víctima muerta por una bala disparada por una arma con que se hizo la paja una ninfómana. 

Sigue...